Conservatorio Nacional de Música “Germán Alcántara” su historia

Publicado: 20 octubre, 2012 en Notas y noticias de interes

El Conservatorio Nacional de Música se ha enfocado en una especialidad docente musical, siendo pieza clave en la conformación del movimiento cultural guatemalteco y en el rescate de la riqueza musical del país.

El Conservatorio Nacional de Música, surge con carácter particular en 1873, estaba ubicado en el local llamado Santo Domingo ahora doce avenida y décima y once calles de la zona uno,  su fundador fue el maestro italiano Juan Aberle quien además lo financiaba personalmente. Entre los alumnos con los que se iniciaron las actividades se puede mencionar a Víctor Manuel Figueroa, Juan Cividanes, Alfonso Méndez y Salvador Iriarte quienes estaban internos en la institución.  El Maestro Juan Aberle era además Director de la Sociedad Filarmónica.

Debido a que el Maestro Aberle era quien financiaba el Conservatorio, los recursos eran limitados ya que a pesar que él había hecho gestiones para que el Estado colaborara, éste no había escuchado sus peticiones. Además de los recursos personales del Maestro Aberle, el Conservatorio era apoyado económicamente por la Sociedad Filarmónica.  Al finalizar el primer año el Maestro Aberle insiste en pedir ayuda al gobierno debido a que  ya no puede sostenerlo y presenta los buenos resultados que ha obtenido con los estudiantes e informa además que los trabajos de construcción del edificio que se había destinado para la institución estaban concluido, pero que para abrir la institución para el siguiente ciclo escolar necesitaban que el Estado les proveyera de recursos económicos para el pago de personal docente y empleados. Viendo los logros alcanzados, esta vez sí es escuchado por el gobierno de turno quien decide apoyarlo y se establece a través del acuerdo presidencial de fecha 17 de febrero de 1875, que se asigne al Conservatorio la cantidad de $.165.00.

Sin embargo, debido a la envidia de algunas personas el gobierno le suspendió la ayuda al Conservatorio, y nuevamente el Maestro Aberle se quedó solo, luchando por el sostenimiento de la institución.   Logró  sostenerlo con la ayuda de algunas familias a quienes pidió auxilio entre las que se puede mencionar a la familia de don Daniel Quinteros, don Pedro J. Pineda,  y la Familia Rosemberg,  hasta que dos años más tarde y después de haber agotado todos sus recursos económicos llegando hasta vender la camisa para sufragar los gastos diarios. El Maestro Aberle  se dio por vencido,  cerró el Conservatorio y salió de Guatemala para radicarse  en el Salvador.

En 1880 se retomó el proyecto  y se reorganizó según se puede establecer a través del Acuerdo Presidencial de fecha  3 de agosto del mismo año (1880);  esta vez su cede fue  en el convento de la Merced  y se establece en este mismo acuerdo, que el Conservatorio debe iniciarse con los alumnos de la sección de música del Instituto de Artes y Oficios, con los de la Escuela de Sustitutos y con los elementos que poseía el Conservatorio de Santo Domingo.  El Conservatorio fue entonces una dependencia del Despacho de Instrucción Pública.

Luego en 1882 nuevamente el Conservatorio es objeto de la atención del gobierno. Esta vez de manera más formal debido a que era un establecimiento que le estaba dando prestigio a la nación por los resultados que se estaban obteniendo con los estudiantes, lo anterior permitió que se le asignara una partida por separado en el Presupuesto General de Gastos de la Nación.  Es así, que con fecha 27 de diciembre de 1882, el Presidente de la República a través de acuerdo presidencial ordena cómo se distribuirá el presupuesto asignado.

El uno de enero de 1883 a las once y media de la mañana, en acto especial y con la presencia de  los señores Jefe y subjefe Político, maestros nombrados y alumnos, se instaló el Conservatorio en el edificio del Colegio El Progreso antes San José de Calazans, (7ª. Avenida entre 5ª. Y 6ª. Calles zona 1).  Con esta nueva organización se le denominó a la institución “Escuela Nacional de Música y Declamación. Se impartían los cursos de música vocal e instrumental, de declamación lírica y dramática, armonía, órgano y composición, canto individual y coral, piano e instrumentos de arco y de viento, declamación y arte teatral.  Fue provisto de un archivo con obras de texto y de piezas de música instrumental, instrumentos de cuerda, viento, percusión y de los accesorios necesarios para su habilitación y reposición.

La Dirección del Conservatorio estuvo a cargo del Maestro José Cayano quien era empresario teatral.  A  la salida de José Cayano, se le encomendó la dirección a don Vicente Andrino provisionalmente, mientras se nombraba al nuevo Director.  Recayó esa responsabilidad en Emilio Dressner que dirigía la Banda de Música Militar, quien inmediatamente dispuso que el Conservatorio debiera depender del Ministerio de Guerra.  El Gobierno autorizó tal gestión y por Acuerdo Gubernativo de fecha 27 de mayo de 1885, el Conservatorio es militarizado.  Tal situación no duró mucho tiempo, porque el progreso que se venía observando sufrió un estancamiento y aun un retraso, por lo que el Gobierno restituyó al Conservatorio a su antigua dependencia y régimen a través de acuerdo de fecha 9 de febrero de 1886.  Paralelo a esta acción  Emilio Dressner es destituido y en su lugar es nombrado Leopoldo Cantilena según acuerdo del 16 de febrero de 1886.

Durante la gestión del maestro Cantilena, el Conservatorio tuvo mucho progreso en todos los aspectos, pero también fue trasladado en repetidas ocasiones. Es así que en diciembre de 1890 ocupó la casa número 1 de la 11 calle poniente, al año siguiente se pasó a la casa de la 3ra. Avenica sur entre 4ta. Y ta. Calles, callejón de Maravillas y a principios de 1892 nuevamente ocupó el local de la 7ª. Avenida norte.

Por acuerdo del 12 de abril de 1892, don Juan Aberle sustituyó al maestro Cantilena  tomando nuevamente  la dirección del Conservatorio quien para entonces era director de la Banda Marcial.

Tres años más tarde el maestro Aberle deja la dirección nuevamente y el 14 de enero de 1896 el Gobierno nombra a don Julián González pianista y compositor, como nuevo director del Conservatorio.  Después de don Julián González le sucedieron en la dirección don Ángel Disconzi, de 1898 a 1901, Luis Felipe Arias de 1901 a 1906, Germán Alcántara de 1907 a 1910, cuando murió el Maestro Alcántara, de 1910 a 1911 Eduardo Lebegot, Herculano Alvarado y  Luis Roche de 1911 a 1924.  No se estable en el documento consultado el periodo de cada uno de ellos.  Sucedió a Roche J. Alberto Mendoza.

Durante los últimos gobiernos previos a la revolución de 1944, vuelve a convertirse en establecimiento militarizado, lo cual termina con la gesta revolucionaria. Posteriormente el Conservatorio pasa a ser dependencia del Instituto Nacional de Bellas Artes, institución perteneciente al Ministerio de Educación y en 1968  según Acuerdo Presidencial número 55 de fecha 1 de marzo se crea el Reglamento General en el que queda aprobado el pénsum de estudios que rige hasta la fecha.

Por el origen italiano de Juan Aberle, y la fuerte influencia italiana en el arte musical europeo, el Conservatorio siempre aplicó, hasta la fecha, una metodología de trabajo bajo esos parámetros. En el campo programático se han realizado algunos cambios incidentes en el pensum de estudios; por ejemplo, en el año 2000 y uno más en 2002.  Estas modificaciones no han determinado cambios metodológicos, por lo que el desempeño docente podría decirse que es el mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s