El cuadro perdido sobre el escándalo Profumo en 1963 de la artista britànica Pauline Boty

Publicado: 6 mayo, 2013 en Notas y noticias de interes

Cuando se cumplen 50 años del caso ‘Profumo’, el escándalo sexual más sonado de la Guerra Fría en Reino Unido y el mayor de la política británica, los historiadores siguen buscando el cuadro de la emblemática artista Pauline Boty. La pintora, una de las fundadoras del pop art británico, y bandera de la revolución social y sexual de los 60, falleció en 1966, a los 28 años de edad, desapareciendo con ella la mayor parte de su producción.

Hace 20 años, sus cuadros fueron descubiertos en el sótano de una granja que había pertenecido a su hermano y se reinició la restauración de su figura y de su obra. Una galería de arte de Wolverhampton inaugurará el próximo mes de junio la primera exposición sobre la conocida como ‘Bardot de Wimbledon’, por su belleza y su parecido con la actriz francesa.

La mayoría de sus cuadros se encuentran en esta exhibición a excepción de tres, de los que se tiene constancia pero que no han sido hallados aún. Uno de ellos es ‘Scandal 63’, en el que dibuja a Katherine Keeler, la prostituta en el centro del escándalo Profumo, sentada a horcajadas en una silla, emulando la famosa foto de Lewis Morley, y las caras de los hombres que la compartieron sin saberlo en la parte superior.

El escándalo estalló en junio de 1963, cuando trascendió a la prensa que el ministro de Guerra británico entonces, John Profumo, tenía una aventura extramatrimonial con Keeler, que a la vez también mantenía relaciones con el agregado naval soviético, Eugene Ivanov, que los servicios secretos británicos sospechaban que era un espía ruso. El sonado escándalo se produjo en plena Guerra Fría y de espionaje, un año después de la crisis de los misiles en Cuba.

El caso hizo saltar por los aires el gobierno conservador de Harold MacMillan, que tuvo que dimitir tras poner la mano en el fuego por Profumo, que le mintió. Keeler fue condenada a nueve meses de cárcel por conspiración. Los rostros que aparecen en cuadro de Boty son los de Profumo e Ivanov. La única prueba que existe del lienzo es una foto de Boty mostrándolo antes de morir. Está considerado como una de las obras que mejor plasman el escándalo. La foto original de Morley está expuesta estos días en la Portrait Gallery de Londres, dentro de una muestra de retratos que conmemora el escándalo.

con información de elmundo. es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s